07 diciembre 2014

Respetando los derechos de autor.

He dedicido hacer un experimento. De hecho, lo realicé hace unos días y es posible que algunos os hayáis dado cuenta.

La idea es la siguiente: muchas de las veces que he tenido una discusión sobre distintos temas de derechos de propiedad intelectual me he dado cuenta de hasta qué punto en España se hace uso de las bitácoras aplicando normas de fair use anglosajonas que no se aplican en nuestro país. El fair use permite que los blogs realicen ciertas acciones que nosotros hemos copiado directamente y que en realidad, si alguien quisiera, podría denunciar. Se permiten por costumbre, pero las nuevas leyes al respecto facilitan denunciarlas sin necesidad de pasar por un juez.

¿Ejemplos? Si no están amparadas por licencias creative commons, colgar cualquier imagen de portada de un juego de rol o citas literales de los libros, por poner dos ejemplos habituales. Es difusión no autorizada de la obra y no entra en el derecho de cita porque el derecho de cita es más restrictivo en nuestro país.

Y bien, ¿cómo afectaría a mi blog retirar todas las entradas que pudiesen ser denunciadas conforme a la ley? He retirado más de 74 entradas de las 325 del blog. Estoy pensando qué hacer con ellas, pero teniendo en cuenta los cambios drásticos que le voy a hacer a este diario durante las vacaciones de invierno, es probable que no vuelvan todas.

Si pensáis que exagero, echad un ojo a la nueva ley, que se diferencia muy poco en realidad de las actuales, siendo aún más restrictiva. 

8 comentarios:

  1. La pregunta es, si te denuncian por poner la portada de un juego, ¿te obligan a cerrar el blog, a borrar la entrada o a quitar la portada de la entrada? Porque si es eso último, yo esperaré a ser denunciado (que ya tendría pelotas que te denunciarán por darles publicidad gratuita, pero en fin...).

    ResponderEliminar
  2. Carlos, en España no se juega con esas cosas, que somos más papistas que el papa. País de pandereta, creo que es la expresión...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo de ser más papistas que el Papa es cierto. Pero vamos, si a mí me dicen que me cierran el blog porque tengo una portada de un libro que he pillado de internet... en fin, que me daría la risa. Y lo cerraría, claro, pero me daría la risa.

      Eliminar
    2. Es lógico que te diera la risa y además es muy improbable que te ocurra. Lo que me preocupa es que exista esa posibilidad en la ley, gracias a que está redactada no para perseguir infracciones, sino para satisfacer a una determinada industria. De hecho, fíjate cómo está hecha la ley, que si no retiras esa portada, te sancionan y si la retiras, se considera que admites haber infringido la ley... ¡y por tanto se pueden tomar acciones legales posteriores! Un absurdo sobre otro.

      Eliminar
    3. De hecho, Sr. Rojo, más gracioso aún: somos un país no de pandereta, sino de Big Mac, que del otro lado del charco nos vienen estos lodos. ;P

      Eliminar
  3. Llevo tiempo queriendo enterarme de cómo estaban las cosas en este sentido, y lo que había estado entreviendo no me animaba al optimismo en absoluto.
    Creo que voy a revisar yo también mi blog, por más que lo tengo bastante aburrido y desactualizado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual es importante matizar: precisamente por la tradición de hacer uso de un fair use que no existe, en España es muy improbable que te denuncien por estas cuestiones, salvo que le pises un callo a alguien gordo. Mi intención no es proteger mi blog, sino llamar la atención sobre lo absurdas que son unas leyes que convierten en ilegales la cuarta parte de los contenidos de un blog bastante inofensivo.

      Eliminar
  4. De hecho, en mi blog he recibido apoyo de los autores para publicar fotos relacionadas con su trabajo. Y ellos mismos enlazan el blog porque, aunque muy modesta, es publicidad. Y efectivamente, ¿qué muestras que no se conozca ya o que ellos mismos no abran gratuitamente en sus espacios?
    De todos modos, ya digo, bueno es saber qué terreno pisamos.

    ResponderEliminar

Comenta con libertad, comenta con educación.