17 mayo 2013

Bitácora: cosas que pensar.

La última semana no ha sido la escasez de tiempo lo que me ha paralizado, sino el haber abundado la conversación, la reflexión y las entradas blogueras que me han dejado pensando, incapaz en muchos casos de saber si estaba de un lado o del otro del asunto y sin ánimo para escribir aquí nada que no tuviera que ver con ello.

El primer ejemplo es esta iniciativa de Outcasted Project que nacía como reacción constructiva a que su libro Héroes hubiera sido compartido o intentado compartir en la red (es cierto que con poco tacto por parte del/los compartidor/es). Si bien la iniciativa en sí me encanta, no me esperaba encontrar en tantos de los que han opinado sobre el tema detonante, el de las descargas en general, a favor y en contra y salvando excepciones, un argumentario tan ramplón, un dividir el mundo en malos y buenos, un dar por supuestos los motivos de personas ajenas. En fin.

He decidido apartarme voluntariamente de estas discusiones recalentadas, porque apenas he encontrado argumentos nuevos y donde los he encontrado la conversación se ha terminado pronto. Como dije, ya me tomaré un café con quienes la charla ha merecido la pena. De momento, seguiré a favor del intercambio de contenidos digitales, salvo que alguien me aporte un motivo ético o datos objetivos que me hagan cambiar de opinión. En ese caso dejo de compartir archivos, borro 50 gigas de mi ordenador y subo 2 euros el precio del pdf de Haunted House, prometido. ;)

Otro artículo que me ha impactado ha sido la traducción que han hecho para el blog La frikoteca del artículo de James Raggi "Odio la diversión". Recomiendo una lectura calmada del mismo porque tiene mucho interés y muchos matices, de tal manera que es complicado estar del todo de acuerdo o en contra. Yo particularmente he encontrado útiles para la forma en que aborde mis mesas de juego en el futuro estas partes en concreto:

La gente se ha convencido a sí misma de que no tiene tiempo.
 Darle valor al éxito dentro del juego parece ser algo vergonzoso para un montón de gente, como si se supusiera que un JDR fuera tan sólo una opción intercambiable de entretenimiento [...]

Algunos podrían decir que el Dragones y Mazmorras tradicional estaba mal diseñado porque los personajes de primer nivel eran débiles y la experiencia de juego era irregular. Parece que a esta gente nunca se le ocurre que el Dragones y Mazmorras tradicional estaba diseñado perfectamente y que la experiencia de juego era intencional.

Hay mucho que ganar, de todo lo que alguna vez hagas sobre este planeta, al excavar más profundamente, al descubrir tradiciones y comprender que hay una manera en la que las cosas se pueden hacer – quizá incluso en la que deberían hacerse - que a menudo no coincide con las maneras que dan el placer más rápido y fácil.

Leyendo el artículo he caído en la cuenta de algunas cosas que yo hago y defiendo en las que podría estar equivocado y aún estoy en proceso de decidir conmigo mismo si cambio de opinión o no. Atentos mis jugadores, que vienen curvas.

Bien, pues ya está. Espero que al sacarme esta espina y si nadie publica otro mindblowing la semana entrante, tengáis en pocos días un par de artículos más, uno sobre partidas con un solo jugador y el otro sobre recursos para editores. ¡Pasad buen fin de semana!

11 comentarios:

  1. No creo que seas el único que piense que en todo el tema de los PDFs no hay blancos y negros, sino montones de grises.

    Y sobre el artículo de Raggi, que ya leí en sus tiempos remotos, yo creo que ni él mismo está de acuerdo al 100% con lo que escribe en el artículo (no en vano hay una addenda posterior), pero desde luego es un ejercicio tremendamente edificante leer una postura estilo "abogado del diablo" así. Da que pensar, que siempre es algo mucho más importante que simplemente estar completamente de acuerdo o en desacuerdo por completo con lo que se lee.

    En ese sentido, me parece un texto que te incita a razonar sobre tus propia visión de las cosas, y eso es algo que me parece bastante más interesante que el simple hecho de ser un artículo "reaccionario".

    No sé si me estaré expresando bien. xD

    En cualquier caso, me encantan entradas como ésta que has escrito. Hay veces que conviene pensar más y opinar menos. Y lo digo sin ánimo de molestar o menospreciar a nadie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no soy el único, ya digo que conversaciones productivas ha habido. Pero la abundancia de sentenciosos, la verdad, le saca a uno del debate.

      Respecto a Raggi, sí te expresas bien, o yo al menos creo entenderte. A mí de hecho el rollo "macho alfa" de James es lo que menos me gusta del texto, por el efecto distorsionador, pero como dices, tiene un fondo necesario. Me pasa con muchos otros artículos que leo, que debo masticarlos para sopesar el contenido quitando la distorsión de la forma; en cambio a otra gente la puedo leer y saber casi de inmediato hasta qué punto estoy de acuerdo sin que me estorbe esa distorsión.

      Y sí, tenemos glorificados el derecho a opinar y a mantener tu opinión por encima del derecho a callar o a cambiar de opinión cuando la realidad te desmiente. Pero estos dos últimos son tenidos a menudo por debilidad, mientras que los dos primeros se perciben erróneamente como signo de honestidad. Así, con frecuencia, las discusiones se otorgan al más cabezón, no al que demuestra tener razón.

      Eliminar
    2. De hecho, escuchar opiniones ajenas no tiene sentido si no estás dispuesto a modificar tu postura. Y, siguiendo la secuencia lógica de esto mismo, expresar una opinión tampoco tiene sentido sin nadie que vaya a considerarla.

      El problema de Internet es que es público, y con esto no me refiero a público en el sentido de "cualquiera puede participar en una conversación", sino más en el de "todos pueden verme ceder en esta conversación".

      También se asume que "quien calla otorga", en vez del más correcto "quién calla medita", lo cual provoca que se entiendan los silencios como concesiones, como bien has dicho tú mismo.

      Una discusión no debería ser una batalla, con "vencedores" y "derrotados", a pesar de que cuando se enseña debate se prepara a los alumnos no para extraer un beneficio intelectual de una conversación, sino para que el propio punto de vista sea el "victorioso". De ahí el énfasis en cómo se expresan las ideas en lugar de en qué ideas se expresan.

      Y ya lo dejo, que demasiado profundo me he puesto para un comentario en un post de un blog. ;)

      Eliminar
    3. "De hecho, escuchar opiniones ajenas no tiene sentido si no estás dispuesto a modificar tu postura."

      Amen.

      Eliminar
  2. Yo no he visto el blog de Outcasted sobre el tema, ahora lo miraré. Pero yo soy de los que están a favor de TODO gratis. Creo que ningún creador hace sus obras para hacerse rico, si no para que la gente lo alabe (a la obra no al autor, eso vendré luego). Ni música, ni programas ni obras de arte ni dibujos, ni mucho menos juegos de rol.
    Y ahora miraré el blog de Carlos a ver esa traducción, pero estoy de acuerdo con eso que dice del D&D y que muchos han perdido de vista por estrechos de mira o desconocimiento del mismo D&D.
    Nos seguimos leyendo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, sin ánimo de ofender, parte de tu opinión peca de lo que yo decía antes de dar por sentadas determinadas cosas, en este caso sobre los autores.

      En efecto, no conozco a creadores que creen para hacerse ricos (de hecho, en ese caso convienen mucho más otras profesiones), pero la mayoría quieren (queremos, que me incluyo) ganar dinero con nuestro trabajo creativo y no nos debemos sentir avergonzados ni por intentarlo ni por lograrlo. Tampoco para que la gente alabe la obra, sino para comunicar algo a través de ella, sentirnos comprendidos quizá, sentirnos parte de algo mayor que nosotros mismos, por ver disfrutar a otros con ella, o porque se nos da mejor que otras cosas y/o disfrutamos con el simple hecho de hacerlo. Pero incluso en ese caso, incluso si tuvieses razón y solo lo hiciésemos por alabanza a la obra, ¿qué hay de malo en intentar ganar dinero con ella?

      Otra cosa es que piense que el tener derecho a cobrar por tu trabajo creativo signifique que las descargas deban ser ilegales, perseguidas, éticamente reprobables o compensadas con un canon. De eso no me han convencido todavía.

      Eliminar
  3. interesante el tema, sí señor. Voy a leerme los artículos, a ver qué dicen. Siempre es edificante conocer otros puntos de vista.

    ResponderEliminar
  4. Yo participe en una discusión bastante intensa a raíz de este tema y a título personal me pareció muy interesante. Las posturas eran las de siempre pero contrastarlas, exponerlas y afrontar las replicas es un ejercicio de meditación sobre las mismas, se ponen a prueba y si hace falta cambiarlas se cambian. De momento yo sigo opinando igual, como ya dije.
    Y tambien estuve leyendo ese articulo y la autoreplica de un año despues. Como dice Rodrigo Garcia el mismo autor no está de acuerdo al cien por cien, pero es que eso es natural y sensato... sobre todo a ciertas edades, además xD Un año despues has vivido otras cosas, has podido madurar esas ideas y pueden haber cambiado... cinco despues, pues mucho más.
    Aún así veo un fondo muy interesante aplicable como dice el mismo no solo al rol. Y es que no hay nada de malo en aceptar nuevos modos, formas y estilos, hay mucho rechazo hacia el cambio y es algo que debemos asumir, pero tampoco hay que permitir que cualquier cosa o publico nuevo por el mero hecho de ser nuevo desplace lo anterior. No se trata de "mandar" unos sobre otros sino de tener un espacio, un peso y representación. Tan rolero es un viejo jugador de D&D caja roja como un fan de los poemas de rol o la escuela noruega. Lo malo viene cuando uno de estos grupos se cree "autentico" por encima de los demás. Yo creo que todo estilo de juego es bueno pero eso no lo exime de exponerse a debate y discusión, por otro lado.
    En fin, interesante como siempre leer opiniones salidas de estas cosas ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, el fondo del artículo no es tanto un ataque a un tipo de jugador moderno como intentar ser un revulsivo, un "stand up and fight" para los fans del old school, que habían llegado a aceptar la idea de que lo que hacen es saja-raja, hasta se les escuchaba decir "sçi, solo es saja-raja, pero me mola". Lo que dice Raggi es que no solo no es saja-raja, sino que el mismo origen del concepto juego de rol es el old school y que la tendencia a crear juegos más rápidos, sencillos, sin trauma, para apuntar a un público diferente (con menos tiempo, con otras aficiones, de otra época) no debería sustituir al old school ni servir para despreciar esa forma de jugar o tachar al los fans del OSR de "empollones sin vida social".

      Eliminar
  5. Está muy bien querer hacerse rico con nuestro trabajo, pero quizá la situación actual deba enseñarnos algo: no se puede ganar siempre. Y eso no es verdad no se puede ganar lo mismo siempre, no sólo dinero hay otras riquezas mucho más grandes como el reconicimiento, y a eso me refería antes.
    Nadie se hace rico con el primer juego de rol, ni la primera canción ni la primera obra de arte. No se cuál era el patrimonio de Gygax o de otros grandes creadores, hablemos con Ricard Ibáñez a ver. Pero el reconocimiento de hacer las cosas a la larga te dará un beneficio. No se si Gygax y Arneson tenían muchos ingresos tras la primera edición de D&D, pero seguro que luego tuvieron muchos más por menos cosas. O esos artistas que ahora viven del cuento en programas de TV. ¿Cuánto dinero gano Lucas con Star Wars directamente? Sin contar el merchandishing. A eso me refiero querer ganar dinero como primer objetivo, es un error y por eso y apoyando lo que dice Yachi, hay que cambiar la forma de hacer las cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo con la filosofía de no confundir valor con precio y que los autores debemos pensar que hay más beneficios a obtener aparte de los económicos (que al final se traducirán también en económicos, como muy bien han sabido hacer servicios gratuitos como facebook, linux, antivirus...), pero creo que ganar dinero como primera motivación no debería ser algo a tachar de equivocado. Que sea la única motivación, sí, porque afectará mucho al resultado del producto. Pero que tu principal motivación sea el dinero no significa que sea la única.

      Eliminar

Comenta con libertad, comenta con educación.