28 diciembre 2012

Jugar con niños.

En primer lugar, ¿para qué jugar con niños? La primera respuesta es la más obvia: por ellos. Es decir, ya sé que el mundo rolero está lleno de gente que no quiere tener hijos (lo cual está muy bien) y de gente que no es capaz de interaccionar con niños (lo cual, lo siento, les resta muchos puntos en mi escala de gente que mola), pero si en un momento dado te toca estar con críos y mantenerles un rato entretenidos, el rol es una actividad más, probablemente les gustará y es buena para ellos.

Pero la otra respuesta es que si nos gusta esta afición sería absurdo no querer que le guste a más gente e incluir en ese empeño a niños pequeños que en un futuro podrían querer seguir jugando, por no hablar del efecto normalizador de nuestro hobby que siempre andamos buscando.

Bien, tiene doctores la iglesia sobre el jugar con niños al rol. Yo llevo muy poco con ello y os recomiendo mirar primero aquí, aquí, o aquí, donde veréis más experiencias. Una vez hayáis dado un repaso a aquello, sumadle, si queréis, lo que he visto en las más o menos cinco partidas, de entre 10 y 30 minutos de duración, jugadas con niños de 2 y 3 años, en grupos de 2 a 4 jugadores. Que no se diga que no doy datos. Parece una tontería, pero si tenemos en cuenta que existen los ritmos evolutivos, lo que cuento aquí podría no servir al 100% con niños de, por ejemplo, 9 años. Mirad en lo que coincidamos todos los que hemos escrito sobre esto y esas serán las claves más seguras.

- Déjales ser lo que quieran: no es el momento de dotar de coherencia al mundo de juego, sino de ponerles a jugar y que entiendan los dos conceptos más básicos del rol: narración compartida y resolución de conflictos/tareas/etc mediante una regla. Si un niño quiere ser un robot en un mundo fantástico medieval y le dejas, le acercarás más al rol.

- Cede autoridad narrativa: niños de estas edades no tienen el autocontrol tan desarrollado como nosotros y pocos van a ser capaces de estarse quietos escuchándote narrar. Querrán introducir personajes, acciones, objetos que llevan encima, poderes de su personaje, etc.

- El personaje son ellos: puedes darles personajes en el sentido de que uno sea un caballero, otro un vaquero... pero casi siempre serán ellos mismos quienes estén debajo del "disfraz" para lo bueno y para lo malo.


 - Sistema y herramientas basados en sus capacidades actuales: deberás adaptar el sistema de juego a las capacidades que hayan adquirido ya. ¿Conocen, distinguen los números del 1 al 10? Podrás usar dados hasta esa cifra, entonces. ¿No los conocen pero saben contar? Dados de puntos, entonces. Lo mejor es limitarnos a conceptos de éxito/fracaso o de narras tú/narro yo, sin más grises.

- Incluir escenas en vivo: ¡les encanta levantarse de la mesa para seguir al árbitro a un pasillo oscuro que sea el cubil del dragón (cuidado con los más sensibles, se asustan) o charlar directamente con la criatura si tienes un peluche o muñeco grande a mano.

- Les gusta repetir historias: a nosotros pocas veces nos gusta repetir aventuras, salvo que haya pasado mucho tiempo y con personas diferentes, pero a ellos les encanta igual que leer una y otra vez el mismo cuento, repetir conceptos de aventura que ya les gustasen. No quizá en el mismo día, pero normalmente querrán volver al mismo bosque de la otra vez y enfrentarse a la misma bruja. Es normal, déjales hacerlo.

- Alguno querrá ser árbitro: sí, déjales intentarlo. No dejes de aportar elementos a la narración como aportaban ellos antes, para ayudarles. Algunos niños quieren hacer esto y otros no, pero te sorprenderá ver lo bien que lo hacen con algo de práctica. Incluso el papel de árbitro se irá difuminando: son unos indies estos chavales.

- No más de media hora: las primeras partidas deberían durar 10 minutos y en las siguientes podremos añadir elementos descriptivos adicionales. Más de media hora es raro que unos niños de esta edad logren quedarse sentados. Y si los tuyos son especialmente tranquilos, igualmente empieza por 10 minutos, para subir siempre hay tiempo.

- No respetan más de una regla sencilla e intentarán hacer trampas: los más listos querrán hacerte creer que siempre sacan seises, hablar fuera de turno, o tomar atajos para ganar narrando diez acciones seguidas. No pasa nada, su desarrollo natural incluye probar los límites de las reglas. Tómalo con humor, nunca castigues el comportamiento salvo que se niegue a aceptar la regla, limítate a decir que eso no se puede hacer o que espere. Sé, en definitiva, flexible en tu actitud pero firme en las dos reglas básicas que establezcáis, aunque podáis ir improvisando las demás.



Os recomiendo de verdad que intentéis probar, por mucho repelús o vergüenza ajena que creáis ir a generar. En serio, es divertido, es bueno para ellos, acabará siendo bueno para el rol.

13 comentarios:

  1. ¡Qué maravilla, tío! Estas cosas alimentan el espíritu de uno. ¡Y sin tentáculos!

    Últimamente hay mucho crío en mi círculo cercano...mira, a ver qué podemos hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te animas a probar SD6 se creo pensando en niños a partir de seis años. Mas o menos cuando ya saben leer:

      http://spqrol.com/foro/index.php?topic=160.0

      Aunque te aviso que estamos en medio de un intenso debate con la esperanza de hacerlo aun mas accesible y eficaz. Tienes el ultimo borrador del básico aquí:
      http://spqrol.com/foro/index.php?topic=160.msg24151#msg24151

      Eliminar
  2. "- Alguno querrá ser árbitro: sí, déjales intentarlo. No dejes de aportar elementos a la narración como aportaban ellos antes, para ayudarles. Algunos niños quieren hacer esto y otros no, pero te sorprenderá ver lo bien que lo hacen con algo de práctica. Incluso el papel de árbitro se irá difuminando: son unos indies estos chavales -"

    Y nosotros unos necios por tener que "revolucionar" el rol para practicar su divertidisima forma de jugar "a ser otros". Puede que no sea perfecta pero ellos son capaces de jugar solo con el consenso narrativo lo mismo para lo que otros necesitan paginas y paginas de densos reglamentos.

    ResponderEliminar
  3. Te cito en el debate, espero que no te importe:
    http://spqrol.com/foro/index.php?topic=160.msg24445#msg24445

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ningún problema, claro. A ver si saco tiempo para pasarme a leerlo todo...

      Eliminar
  4. La mejor entrada que he leído en 2012, justo al final del año :)

    ResponderEliminar
  5. Buenísima entrada, aunque mis circunstancias son un poco diferentes: al mayor le estoy empezando a introducir a los juegos de rol (tiene 14 años)(más info aquí:http://hellarware.blogspot.com.es/2012/10/ves-todo-esto-hijo-mio-pues-algun-dia.html ) y al peque (7 años) lo estoy introduciendo a partir de juegos de mesa como el BANG! en que le animamos a interpretar el papel que le toca (y el resto de jugadores lo hacemos a su vez). A veces algunos padres de compañeros de clase del peque dejan a sus hijos en casa (hay algo así como un sistema rotatorio de canguros), pero no me he planteado proponerles participar en un juego de rol (por posibles suspicacias de los padres) aunque creo que se lo pasarían genial. Pocos creativos hay mejores que los niños porque no se atienen a normas establecidas y para ellos todo es posible :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que haces bien en introduir al de 7 con juegos de mesa que se acercan a la intepretación, es una forma de escalonar el acercamiento y aprovechas que con esa edad ya puede entender y aplicar un buen número de reglas.

      Entiendo lo que dices de los demás padres, pero creo que hay que salir adelante, sacar nuestra afición a la luz. Te recomndaría programar una partida hacia el final de la tarde, poco antes de que vengan a recojer a los demás niños, para que los demás padres lo vean. En cualquier caso suena peor si lo ocultas que si lo muestras.

      Eliminar
  6. Muy bueno. Se lo paso a unos amigos padres de unas criaturas de 2 y 1 año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Extiende la palabra, oh cráneo privilegiado.

      Eliminar
  7. Gracias por la referencia, maestro!! Últimamente ando algo desconectado, pero me ha encantado la entrada y los consejos. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hombre!, es que en tema de jugar con niños, no referenciarte a ti es digno de chusma iletrada. ¡Abrazo de vuelta!

      Eliminar
  8. Me ha encantado esta entrada. El otro día jugue una aprtida inventada con mis ninos de 6 y 9 años (adpatada por mi de las básicas de dragones y mazmorras) y le encantó. Busco información para seguir jugando con ellos

    ResponderEliminar

Comenta con libertad, comenta con educación.