12 diciembre 2012

Cómo explico qué es el rol.

En esta entrada de hace unas semanas me dedicaba a explicar, a pesar de su título, sobre todo cómo NO explicar qué son los juegos de rol. En los comentarios se me preguntaba precisamente ¿cómo explico yo qué son los juegos de rol? La verdad es que desde hace cosa de año y medio, algo más, uso un sólo método para explicar a quien no ha jugado nunca qué son los juegos de rol. Las reacciones han ido desde positivas (entender en qué consiste el juego y comentar que querría jugar algún día) a excelentes (apuntarse a una partida, en algún caso de forma entusiasta) y en este tiempo habré creado media docena de roleros nuevos en siete u ocho intentos. Así que oye, veamos si a los demás os funciona.

1. Bien, lo primero que hago es no hacer nada de lo que no se debe y que ya comentaba en la anterior entrada: no les hablo demanuales, de reglas, de ambientaciones, de mis partidas...

2. Lo segundo que hago es decirle "te voy a poner un ejemplo, ¿vale?". Cuando nos van a explicar algo nuevo, solemos preferir un ejemplo que una explicación abstracta.

3. "Dime qué series de televisión son tus favoritas. O qué películas." Todos somos frikis de algo, que diría Carlos de la Cruz, y el rol puede funcionar como herramienta para un tema mejor que como un tema en sí mismo. Apoyarme en el tipo de historias que YA le gustan a esa persona me parece mejor que sacar los tuyos propios.

4. Comienzo a contarle una historia en la que él o ella son el protagonista y que tenga algo que ver con el tipo de temas que ya le gustan. Os pongo un ejemplo que uso mucho porque combina una historia de autodescubrimiento (tipo "El sol de la Toscana" o "Nights in Rodanthe"... y ¡dejadme tranquilo con mi obsesión por Diane Lane!) y de misterio (tipo "Paranormal activity" o "Los otros").


"Imagina que eres un escritor/escritora en pleno bloqueo creativo. Has decidido alquilar una casa, una mansión de farero en un islote de apenas medio kilómetro cuadrado, para asegurarte soledad y tranquilidad para escribir durante un mes de verano. Cuando llegas allí en un bote pilotado por el casero, este te entrega las llaves y se despide, diciéndote que vendrá cada día por si necesitas algo. Coges tus maletas y te diriges a la casa, una mansión de dos plantas, de ladrillo rojo y con un faro anexo. Abres la puerta y descubres un pasillo con dos puertas a la izquierda y dos a la derecha, así como unas escaleras al fondo. ¿Qué harías?"

Ojo, creo que es mejor preguntar "qué harías" que "qué haces". Se trata de simular que estáis jugando, no ponerle a jugar, procuremos no ser bruscos.

5. Nuestra víctima nos dirá qué hace a continuación y nosotros le describimos lo que encuentra y le volvemos a pedir que nos diga qué hace. Lo repetimos una tercera vez y entonces paramos y le explicamos lo siguiente: "Bien, seguíamos así un rato, yo explicándote lo que ocurre en base a tus decisiones... hasta que en un momento dado, no estuviésemos de acuerdo con lo que ocurre. Por ejemplo, imagina que estás preparando tu dormitorio y yo te digo que ves a una figura, una sombra, en el faro. Tú me dices que corres al faro para ver quién es antes de que huya. Pero yo te digo que quizá lo logres... o quizá no. En ese momento tiraríamos un dado y dependiendo del resultado sabríamos si llegas a tiempo o no."

6. "¿Lo entiendes? Pues ya está, esto es jugar al rol, solo que lo más habitual es jugar tres o más personas a la vez, una haciendo de narrador y los demás, como tú, de protagonistas.

7. Aquí pueden surgir más preguntas, comopor ejemplo qué dado se tira y qué resultado es necesario obtener y podemos pasar a resolver cada duda, una por una, de forma breve y muy concreta, sin adelantar cosas, siempre guiándonos por sus preguntas, sin ansiedad. Que no te preocupe dejar cosas sin exlicar del todo.

8. Cuando deje de hacer preguntas (normalmente dirá algo así como "ah, pues es interesante", "qué curioso") nos limitamos a decir "pues nada, cuando quieras, podemos echar una partidita corta". No siempre nos va a decir que sí de inmediato. Y en el peor de los casos, hemos dado una versión razonable y realista del rol y hay una persona más en el mundo que no lo verá como algo raro e inaccesible.


Ya está. Seguro que muchos, alguna vez habéis hecho algo así pero si no os funcionaba es posible que fuera por saltarse alguno de los primeros o últimos pasos, que me parecen los más importantes. Hasta hora me funciona bien, pero estoy deseando escuchar vuestra opinión, experiencia y métodos.

Cuadros: Orazio Gentile y Benjamin Vautier
Fotografía del faro: Frmir

11 comentarios:

  1. Jum, yo es que hace tiempo que no explico a nadie lo que es el rol... Aunque mi madre si que va diciendo por ahí que juego, a lo que normalmente va seguida la pregunta "pero eso es peligroso, no?"

    Muy interesante tu exposición, Jacobo.

    Por cierto, te linko esto... Es medio coña, pero enlaza bien con tu entrada jejeje: http://ridgarou.wordpress.com/relatos/relatos-freakys/esos-peligrosos-juegos-de-rol/

    ResponderEliminar
  2. Suena interesante, creo que lo pondré en prueba. Mi método habitual a sido encarar a los jóvenes en las convenciones de anime con un mesa llena de monitos y dados coloridos...les invito a sentarse y de golpe cuento la historia...e tenido buenos resultados, pero creo que tu entrada me servirá cuando trate con los mas tímidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me parece un buen metodo, a verdad. De hecho ambos se parecen, se trata de romper el hielo lo mas rapidamente posible y no liarse con tecnicismos.

      Eliminar
  3. En Tierras de Fantasía usamos un método parecido, pero está bien claro que este se antoja muy producente. Buscaremos darle bombo en próximas actividades de difusión con el mismo, a ver qué tal.

    A mí, personalmente, me ha convencido.

    ResponderEliminar
  4. Yo he usado habitualmente lo de ponerles a jugar sin que se den cuenta de que están jugando, y lo de "dime una película que te guste".

    Aunque lo que mejor me ha funcionado siempre ha sido hablar de mis (múltiples) frikismos como algo normal, y dejar que terminen preguntándome "oye, ¿y eso del rol cómo va?". Una vez hacen la pregunta, ya han caído en mis garras ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, normalizar la afición funciona muy bien. Yo siempre he sido más del lado tímido, pero mi chica, que entró en esto sin prejuicios previos, es tremendamente expansiva y pesca aún más que yo a base de de justo eso.

      Eliminar
  5. Pues me parece una manera sencillamente genial de exponer el rol. Lo pondré en práctica sin duda pues yo siempre lo he abordado de una manera analítica e hiperdescriptiva, extensa y supongo que no tan atractiva como la aquí expuesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, si te da resultados, buenos o malos, pásate a contarlos, que siempre viene bien saber qué tal le funciona a otros.

      Eliminar
  6. He copipasteado la parte del índice de cómo lo explicas, para incluirlo dentro de un artículo propio sobre el tema que publicaremos luego en el blog de nuestra asociación, con el debido link a esta entrada.

    Aún lo tenemos en el foro (paso previo a publicarlo, http://puertadehades.foros.bz/t453-menuda-mierda-de-master-enrolando#3555 ), lo aviso porque aunque me dá que no te incordia mucho que lo haga, me daba cosa hacerlo a la chita callando. Igualmente si tienes alguna pega, avisa y le pongo remedio rápido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no, qué me va a importar, al contrario. Estás haciendo el uso correcto de la licencia de este blog, poder citar y hacer obra derivada, no comercial y citando la autoría. Perfecto. ¡Gracias!

      Eliminar

Comenta con libertad, comenta con educación.