16 agosto 2012

La Ciudad Medieval IV: extrapolación y retazos

Vamos con otra de las entrada dedicada a dar solidez a las ciudades medievales - fantásticas que construyamos y en este caso aporto un método sencillo para conseguir buenos resultados cuando aún se tiene poca práctica en la creación de entornos para rol. Es decir, una entrada que aportará ideas sobre todo a los novatos porque a los callosos os presupongo curtidos en el uso de la extrapolación y el "robo" de retazos de entornos reales.

Crearemos Miscea, la ciudad de los muchos prodigios, a través de la extrapolación de fragmentos de otras ciudades existentes y su combinación en un todo final.

Miscea, capital del Imperio humano, acoge en su seno a tres culturas muy diferentes. La propia cultura humana, centrada en la religiosidad formal y la conquista de territorio; la cantarina cultura mística e introvertida de los muy minoritarios pero influyentes residentes elfos y la laboriosa cultura centrada en el logro y el esfuerzo de los enanos. No obstante, elfos y enanos han adaptado sus respectivas tradiciones o las ejercen con discreción en sus casas para evitar el rechazo del poder eclesiástico humano, con casi tanto peso en el gobierno de Miscea como los cargos políticos y nobiliarios.

Fuente de extrapolación: Varios periodos del Toledo medieval.

Ejemplo de esta división de las tres culturas es el barrio viejo, pegado al monte Bain, habitado casi en exclusiva por enanos dedicados a la artesanía, la medicina y el préstamo. Sus calles enrevesadas parecen acabar unas sobre otras, costando encontrar una salida rápida de este dédalo. En la intimidad de su barrio los enanos se comportan de forma más... enanil.

Fuente de extrapolación: Barrios del Albaicín de Granada y Judería de Toledo.



La ciudad vieja, compuesta por el barrio enano, el barrio del templo, el barrio noble y el barrio comercial, es abrazada por una gruesa muralla que da una vuelta completa a la ciudad, de manera que accediendo a su parte superior se puede caminar entre almenas en un sentido y acabar en el mismo punto que se empezó. De hecho, este es un pasatiempo común entre los habitantes de la ciudad, que aprovechan lo ancho del adarve como avenida principal donde ver y dejarse ver, parlotear y conspirar. Se dice que la Muralla fue construida la misma noche que el Acueducto.

Fuente de extrapolación: Muralla Romana de Lugo.



El Acueducto es con la Muralla una de las mayores obras de ingeniería del Imperio. Si bien menor en longitud y envergadura constructiva que su compañera, la impresionante altura y la elegancia de sus arcos, sobre los que el agua de las cuevas del monte Bain llega hasta las puertas del palacio a la Fuente de la Sierpe y con los que salta sobre calles y casas lo hacen parecer una obra muy superior. La leyenda dice que el Acueducto y la Muralla fueron construidos por los dioses Lomah e Ínfago en una sola noche, fruto de una apuesta en la que un clérigo les engañó para participar.

Fuente de extrapolación: Acueducto romano de Segovia



La Fuente de la Sierpe es punto de reunión para los humanos de la ciudad desde el amanecer hasta la tarde y desde la tarde hasta la medianoche para los enanos. Allí se departe de política, comercio y artesanía y sobre todo se bebe aguardiente de vino con agua. La estatua representa a un enorme lagarto, o se sabe si dragón sin alas o reptil agigantado, que entró hace veinte años en la ciudad una noche sembrando en caos y fue abatido por Mireille Dosalmas, poderosa maga y en la actualidad miembro principal del consejo ciudadano, quien lo habría hecho reventar con un poderoso hechizo de fuego. Antes de esta estatua la fuente era un sencillo surtidor de cinco caños; fue transformado en uno más grande de nueve caños cuyo principal surge de la boca de la Sierpe.

Muy cerca de allí están los baños públicos subterráneos, creados, utilizados y regentados por los elfos. No suele verse por allí a los enanos pero sí a los humanos más refinados o nobles en busca de un lugar discreto para asuntos políticos o comerciales en un ambiente relajado.

Fuente de extrapolación: leyenda y estatua del Lagarto de la Magdalena de Jaén y baños árabes de la misma ciudad.




Como veis, el método es sencillo:

- Buscad en una ciudad que conozcáis algo importante o interesante. Suele dar mejores frutos lo segundo para ser escenario o detonante de aventuras (como los baños árabes, el lagarto, la leyenda del acueducto o lo enrevesado del barrio viejo en este caso) pero para descripciones generales de una ciudad ambas funcionan bien.

- Imaginad ese mismo monumento o servicio público o entidad en un entorno medieval-fantástico. ¿Cómo lo usarían sus habitantes? ¿Cuál sería el origen de sus mitos (el lagarto de Jaén supuestamente fue reventado con dinamita)? ¿Lo usarían para más cosas que los habitantes medievales de la ciudad? ¿Hay alguna actividad de la actualidad de nuestro mundo que se pueda trasladar a un pasado medieval - fantástico (como en mi caso he hecho con los paseos sobre la muralla romana de Lugo)?

- Unid los lugares, monumentos, situaciones y etnias con un hilo lógico, ved cómo se relacionarían entre sí. Pensad en la ciudad no como en muchos trozos de un puzzle, que encajan pero se mantienen igual si quitas uno de ellos. Pensad mejor en una serie de engranajes interconectados, de tal manera que si quitas uno los demás o dejan de funcionar o funcionan de otra manera. En mi ejemplo, un acueducto de uso público ha de acabar en una fuente y es lógico que sea una fuente de muchos caños para permitir varias personas coger agua a la vez. Varias personas supone reuniones y conversación, en especial de comerciantes y artesanos, que son quienes más necesitan el agua. Además, el aguardiente de vino se reconstituía con agua. Luego a la hora de decidir dónde colocar una estatua importante la coloco allí. Después, caigo en la cuenta de que si parte de ese agua se canaliza, un lugar que necesite mucha agua estará cerca; de ahí a poner los baños públicos a mano, un paso. También pensé, como habéis visto, que se podría meter a la muralla en la misma leyenda que el acueducto para incluir dos dioses y así el politeísmo habitual en la fantasía medieval (en la leyenda del Acueducto de Segovia es el Diablo quien lo levanta en una noche).

- Repasad lo realizado y preguntaos: ¿He perdido algo siendo demasiado literal, por seguir demasiado la inspiración? ¿Puede modificarse la leyenda del acueducto para que no sea una apuesta? ¿El lagarto ganaría en algo siendo otro animal y otro el método de ejecutarlo? ¿Qué me queda por añadir en esta ciudad, el papel de los religiosos, gremios de ladrones? Haced muchas, muchas preguntas y respondedlas. Procurad que las preguntas no lleven sólo a añadir cosas sino a quitar las superfluas. Por ejemplo ¿no hay demasiados puntos de reunión populares para una ciudad? ¿Son necesarios por haber muchas culturas o excesivos? ¿Un consejo ciudadano es una idea demasiado moderna para el tipo de ciudad que queremos? El resultado final mejorará con cada respuesta.

¿Os animaríais a seguir completando Miscea en los comentarios? Os propongo trabajar con estos lugares u otros que os apetezca:

- La Torre Mangana de Cuenca
- El Parque del Retiro de Madrid
- El barrio del Húmedo de León
- La Torre de Hércules de A Coruña
- El Puente de Carlos de Praga
- La fortaleza de Exilles, en Exilles, Italia

9 comentarios:

  1. - El Parque del Retiro de Madrid

    Siguiendo un generoso tramo de la calle de Abastos desde el Oeste, la antigua olmeda de Gorth ha cambiado su antaño hosca imagen por una frondosidad fabulosa que regala dorados y escarlata al paisaje vespertino de Miscea. En su interior, la antigua reserva de caza del marqués de Oddya fue absorbida hace siglos por la creciente ciudad y en los años en los que las construcciones se iban arracimando junto a la linde, el ya por entonces deshonrado marqués (veríamos por qué) vio cómo sus tierras eran cedidas a unos y a otros, y partió a tierras lejanas y desconocidas. El primero de los elfos en entrar en el paraje se construyó una casa en lo alto de uno de los olmos mayores y más antiguos y vio con malos ojos que los humanos se empeñaran en crear senderos en el interior para garantizar su propio paso por el nuevo barrio. Fueron años de tira y afloja contra los ruidos nocturnos, los tránsitos y las libertades que según los elfos, los humanos se tomaban con la espesura que les había sido otorgada. Un día, un portavoz de la gente silenciosa se presentó ante el consejo y exigió leyes que proclamaran el paso restringido o la promesa de la preservación del olmedal. Obtuvieron la potestad de levantar una muralla de madera estrecha pero alta, custodiada por ellos mismos con su magia y cuernos de alarma. Sin saberlo, los miembros del consejo establecieron el primer germen de la tirantez entre los magos del gremio cabalístico y los elementalistas elfos, ya que mientras los primeros veían cómo su propia magia se veía reducida en aquel entorno, los elfos no dudaban en seguir utilizándola dentro de los límites establecidos por las leyes, sin concesiones.

    (Más o menos podría ser así, muy resumidamente... y podríamos seguir hablando de por qué construyeron un lago artificial con permiso del consejo).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho. Te has pasado con lo de los ocres vespertinos :P pero entre los puntos fuertes destacaría el usar las reacciones de los habitantes a los cambios que se producen en su entorno. Cambios que afectan al ámbito material, que al final es el que configura el mundo.

      Eliminar
  2. Me ha encantado la entrada. Muy muy buena.

    ResponderEliminar
  3. -Torre de Hércules de La Coruña

    La torre de Beogain fue construida por este héroe legendario en los primeros tiempos de Miscea.

    En aquel entonces la pequeña aldea de Miscea era gobernada por Beogain y no se hallaba muy lejos de una colina habitada por un gigante. Este ser tenía por costumbre devorar a los habitantes solitarios, pero poco a poco sus ataques se fueron haciendo más frecuentes y osados hasta que atacó Miscea misma. Beogain no estaba dispuesto a soportar esto más, de modo que solo y armado con su poderosa hacha fue al encuentro del gigante, le dio muerte, lo decapitó y enterró su cuerpo en la misma colina.

    Fue entonces cuando los habitantes de Miscea tuvieron su primer contacto con un cercano clan enano, al que el gigante también torturaba y como muestra de alianza entre ambos y para que sirviera como fortaleza construyeron la torre en la misma colina.

    Con el tiempo la aldea creció hasta ocupar las tierras de los enanos, que empezaron a habitar con los humanos en su ciudad. Su barrio ahora no está muy lejos de la torre, que sigue sirviendo como acuartelamiento de la guardia.

    ----

    Espero que me haya quedado bien. Como Miscea me sonaba a ciudad del interior (no se menciona puerto ni nada, aunque eso tampoco significa que no lo haya) no he hecho que la torre sea un faro sino una fortaleza (cosa que de hecho fue durante un tiempo cuando perdió su función original). Además he introducido una reminiscencia de la leyenda Hercúlea del monumento. Y para que quede más acorde con el resto, he querido hacerla una explicación de las (frecuentemente) buenas relaciones entre hombres y enanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo que ha quedado muy bien. Igual la reacción de los enanos es exageradamente generosa, pero la forma de versionar la leyenda de Hércules y dar un sentido ecológico, orgánico a la situación de la torre, así como plantear un origen aldeano de Miscea están muy bien.

      No me he planteado si Miscea tiene puerto o no. El nombre lo he recreado del adjetivo "miscelánea", el cual se le aplica por razones obvias. Me gustan las ciudades grandes con puerto pero he estado en la Torre de Hércules y lo mismo te vale de faro que de fortaleza para una pequeña guarnición, que es lo que tendría Miscea cuando fue una aldea.

      Eliminar
  4. Felicidades, me ha encantado la entrada

    ResponderEliminar
  5. Viniendo de alguien cuyas entradas envidio, gracias dobles. :)

    ResponderEliminar
  6. Esta entrada es espectacular, muy interesante y bien hecha. Enhorabuena.

    ResponderEliminar

Comenta con libertad, comenta con educación.