27 septiembre 2011

Necrorama


Esta tarde metía en los estantes lo adquirido en las LES (Donjon, Ríos de Tinta y un Dogfight de regalo en el sorteo) y me daba cuenta de que este año, aprovechando los formatos ligeros, la buena producción de pdfs, algunas compras de segunda mano y algunos regalos, ha entrado en casa una buena cantidad de material. El resultado es que tengo apartados juegos y módulos con ganas de reseñarlos pero sin tiempo evidente y siendo más interesantes las reseñas de lo más reciente. Así que voy a acelerar un poco para comentar brevemente lo que vea más interesante de entre ellos y ponerme de esa manera al día.

El juego de hoy es Necrorama, por Javier Arce, que podéis encontrar en descarga gratuita y libro físico. Desde luego Necrorama no es ninguna novedad editorial, llevando con nosotros desde 2007 y sin actualizar su blog desde el año pasado, como si hubiera entrado en via muerta. A pesar de ello y ya que aún se puede comprar y descargar y que ha sido muy reseñado y alabado, me merece la pena tenerlo aquí comentado.

Estamos hablando de un juego original como pocos, de una temática tan poco habitual en nuestro idioma como el horror personal, por no hablar de esa ambientación que funde el realismo mágico con la novela negra. Los protagonistas del juego, los Necrolitos, son sirvientes creados en tanatofábricas con almas fallecidas de demonios que controlan distintos pedazos de Iron City, un plano de existencia al que van los difuntos y que es comparable o identificable con el Infierno. Una ciudad aparentemente infinita que se arrastra tras del reflejo oscuro y steampunk (¿o steamnoir?) de la Tierra y donde la magia, la corrupción, lo paradógico y lo surrealista campan por sus respetos. Y aun así, las historias a jugar serían más clásicas de lo esperable, similares a las de una novela policiaca, sustituyendo dinero por almas, alcaldes por demonios, gangsters por sectas, rascacielos por templos aztecas, el Los Ángeles de los años 40 por su versión sucia, caliente y paranormal.

El sistema de juego tiene una base sencilla en la que se arrojan y suman 2d10 a los rasgos del personaje para superar una dificultad. El reto real está en las mecánicas narrativas y en la magia, no por tener un uso complejo sino por contener conceptos extraños, poco usuales y con una filosofía de uso claramente dentro de las corrientes teóricas llamadas indie.

El manual de unas 120 páginas contiene abundante información sobre Iron City, no quedándonos en el aire en cuanto al dónde de las historias que vamos a jugar ni tampoco en cuanto al tema de ellas. Quizá lo que quede más colgandero sea aimaginar la estructura de las historias, los objetivos, los detonantes. Sí, hay sugerencias, pero puede costar si nos empeñamos en no ver lo que he comentado antes: que Necrorama es un juego de historias clásicas de cine negro y pulp en una ambientación diferente.

Aparte del manual básico, el primer y hasta ahora único suplemento es Elenco Mortal, si no contamos el pdf de resúmenes de las reglas, que no es más que un recopilatorio de personajes pregenerados para armar un grupo de juego. Útiles e intersantes, sin duda, pero es una pena no encontrar por ahí aventuras. Y si alguien conoce o tiene alguna, ya está tardando en levantar la mano.

Venga, primera cumplida. Quedan muchas.

3 comentarios:

  1. La verdad es que es una pena (y no será por nuestra falta de insistencia) que el autor no se haya preocupado nada de que el juego sea jugado...

    Me parece una ambientación increíble, aunque me pasa lo mismo que a ti: no se por donde empezar para crear una partida.

    Ojalá alguien te escuche y se curre una partida... todavía no he perdido la esperanza.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  2. Pues mira, para no tirar la piedra y esconder la mano, he empezado a preparar una partida, en unos días publicaré aquí el esquema de la misma.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Qué grande!!

    Parece que finalmente podré tachar Necrorama en mi Top 5 del 2011 (http://elcuartooscuroaj.blogspot.com/2011/01/top-5-para-el-2011-juegos-de-rol.html)

    Estaré atento...

    ResponderEliminar

Comenta con libertad, comenta con educación.