29 septiembre 2011

Aquelarre NSR

La última versión de Aquelarre, editada por No Sólo Rol, es uno de los que cayeron por mi cumpleaños, regalado por quien me disfruta o padece como arbitro y como persona más a menudo. Y el apunte rosa no es baladí porque de no ser por su significado, de no ser porque se trata de Aquelarre, ese dinero, que no era poco, habría acabado en la compra de varios juegos de menor factura. De las de IVA, quiero decir. Son malos tiempos para la lírica.

Asumamos que por su forma de venta y salida al mercado la gran mayoría de quienes estaban interesados en el juego ya lo tienen. Asumamos que casi todos habéis leído reseñas aquí o allá centradas en mostrar la hermosa edición, así como las acertadísimas y bien ejecutadas imágenes que vuelven a los orígenes del estilo medieval del que no debieron salir, en mi opinión. Que habreis visto ya que se trata esencialmente del mismo sistema clasico de juego, con cambios, en especial en la parte de creacion de personaje, que lo hacen mas moderno, con claras reminiscencias del nsd20 en la organización del manual y algunas nomenclaturas. Pero que conserva aspectos característicos como el dado de cien, el combate sucio y mortal, el peso sobre el sistema que tienen las clases sociales de los personajes..

Entiendo que sea un juego cuyas ventas en esta edición se ha apoyado mucho en la nostalgia, en el simbolismo, en lo que representa Aquelarre en el rol de nuestro pais. Es una pena que el juego no se haya licenciado en el extranjero; siendo la etapa de la reconquista y los mitos tradicionales de la península tan interesantes como las leyendas artúricas, los vikingos, los mosqueteros o el far west, estas otras han sabido exportarse y Aquelarre se ha quedado aquí. Creo que allí donde se juega a Runequest, Séptimo Mar, Yggdrasil o Ars Magica se debería jugar también a Aquelarre.

De lo dicho, que los que lo querían ya lo tienen y que su principal público son los nostálgicos, esta puede ser la opinión más innecesaria de la historia. No obstante, aparte del capricho personal de tener en el blog este clásico (¿y qué es un blog sino un capricho?) lo que me gustaría es animar no ya a su compra, sino a jugarlo. Pasados los años Aquelarre aún se juega, si; pero creo que aún se juega poco y se ofrece poco como alternativa a esos roleros de algo de experiencia pero que no llegaron a ver ninguna de las anteriores ediciones o sólo las vieron de pasada.

"Ya, pero son otros tiempo, ¿sabes? ¿Si eso de dado de cien me suena a antroplogía, si tener que anotar dónde recibe mi personaje una herida o tener que recolectar raices y sngre menstrual para hacer hechizos me parece muy complicado, si RyF es mi pastor y Risus mi profeta?"

Cierto es que te conviene buscar a alguien que lo haya comprado o pillar el pdf, porque su precio y un sistema de juego de compejidad media (no, no es un eufemismo de alta, creo que de verdad es media) son un obstáculo si sólo quieres probarlo.

Tan pronto le cojas el gusanillo a ese sabor especial y quieras animarte a arbitrar, lo tienes fácil. Encontrarás bastante apoyo en materiales antiguos de las otras tres editoriales que lo publicaron, fáciles de encontrar en pdf en la red, amén de las aventuras publicadas en la revista Líder. Por no hablar de su veterana afición, creadora de cantidades ingentes de material, como este fanzine que es una buena muestra. Además de todo esto, los materiales que la propia editorial actua, NSR, vaya aportando, de momento una larga lista de personajes pregenerados.

En resumen, un juego que se juega y maneja aún bastante y que recomendaría a jugadores con una experiencia media y ganas de jugar en una fantasía medieval realista, sucia, demoniaca, sin grandes proezas mágicas pero con pasión y olor a autenticidad, sin brillantes palacios ni ruinas llenas de trampas, sino con bosques húmedos repletos de susurros, pueblos de gente esquiva, demonios demasiado humanos, criaturas embaucadoras y ponzoñosas, el horror de la enfermedad, la ignorancia y la muerte, el peso de la clase social y la religión.

Pero tampoco le des tanta importancia como yo, sólo es una forma de juego y un entorno que incluso tras tantos años sigue siendo original, casi copia sólo de sí mismo. Y si como hijo de tu tiempo no puedes desengancharte de los sistemas ligeros pero te ha conquistado el ambiente, puedes dar un paso a medias y usar como sistema el de Ablaneda, digno hijo menor.

4 comentarios:

  1. Aun siendo Risus es mi profeta :-P coincido en vuestro análisis, maese. El rolero debería ser por definición adaptable, de mente abierta y propenso a probar todo tipo de juegos... y hay que ver cuánto talibán de cierta tendencia o de cierto sistema anda suelto por ahí.

    Sobre Aquelarre, no mucho más de lo que ya habéis enumerado. Tan sólo que nunca hubo mejor excusa para aprender algo de historia de España como ésta ;-)

    ¡Un saludete!

    ResponderEliminar
  2. que regalo más guapo..;P a mi me tocó "palmar" los 50 pavos :D

    la verdad es que solo he jugado en una ocasión, pero en las TDN y con Ricard Ibañez y me parece un juego que se merece mucha más mesa y difusión como bien dices...

    saludos ;)

    ResponderEliminar
  3. Amén, Calaboso.

    Lo bien que me lo he pasado desde 1991 con este juego, la de Historia que he aprendido y lo que me queda por disfrutar.

    Dejen a un lado los prejuicios y acérquense al Aquelarre; no se irán ustedes defraudados.

    ResponderEliminar
  4. Por si alguien más se pasa por aquí, me gustaría añadir a la reseña una recomendación. Durante la carrera, escogí como asignatura de libre configuración una de otra facultad distinta de la mía: Vida Material y Privada de la Edad Media Peninsular. Disfruté como un enano de las clases de Mª Luisa Bueno, profesora veterana y a la vez avanzada en su pensamiento, que disfrutaba de la "historia alternativa", véase las elucubraciones que pueden hacerse acerca de cómo sería tal o cual cosa en la España medieval en base a lo que se sabe, aunque no se tengan datos directos. Es decir, hipótesis bien fundadas aunque no probadas. En su día le hablé de Aquelarre y logré picarle la curiosidad.

    Bueno, pues me gustaría recomendar sus libros, en especial dos:

    http://www.casadellibro.com/libro-belleza-y-crueldad-en-la-edad-media/9788492754038/1693949

    http://www.alcaravan.com/secure/additem.cfm

    ResponderEliminar

Comenta con libertad, comenta con educación.