10 julio 2011

Premisas literarias (IV): Lo verdadero es un momento de lo falso y Adiós princesa.

No suelo tener rachas de lectura por autores, sino por temáticas; temporadas leyendo sólo rol, otras sólo terror y otras sólo ciencia. Ahora estoy teniendo una racha muy larga de novela negra o similares (digo esto porque la primera que comento no es tal pero contiene elementos de ese género). Los dos libros siguientes y que he leído más recientemente podrían convertirse en partidas de rol con menos trabajo que otras y corren menos riesgo de ser "spoileadas" por alguien que hubiera leído el libro, por ser lo bastante abiertas para que dos árbitros no las desarrollen igual al convertirlas en partidas.

LO VERDADERO ES UN MOMENTO DE LO FALSO - Lucía Etxebarría
Vale. Supongamos que ya tengo amigos de sobra que me dicen lo que opinan de que lea a Lucía Etxebarría, ¿OK? Que os conozco. Si alguien quiere una reseña del libro, esta me parece la más acertada.

Coñas aparte, Lo verdadero es un momento de lo falso nos sirve a los árbitros roleros de enorme ayuda de juego, tan grande que sobre ella se puede montar la partida entera. La historia central es la muerte en extrañas circunstancias del cantante de un grupo de pop-rock en plena sobredosis de fama. ¿Se ha suicidado? ¿Por qué? ¿Lo han suicidado? ¿Quién? El libro se dedica a explicar el pasado, sobre todo el reciente, del cantante a través de los testimonios y los puntos de vista de sus más allegados y entre verdades y mentiras tenemos que ir imaginando qué es lo que realmente ha ocurrido.

Así pues, tenemos testimonios directos falibles, tenemos narración de sucesos exactos (salvo que la escritora también mienta). Con eso ya se podría construir la partida. Pero es que tenemos también myspace y video musical del grupo, facebook, noticias. Sí, todo para promo del libro y la autora, pero ¿no ambientan lo suyo como ayudas de juego? El componente digital lo hace ideal para partidas por foro, pero con tener un ordenador a mano, para las de mesa.

Según por dónde elija el árbitro hacer girar la trama, la partida puede centrarse en los interrogatorios, puede ser una inmersión en el ambiente nocturno de Madrid, una trama de evasión de capitales o una historia de violencia y narcotraficantes.

ADIÓS PRINCESA - Juan Madrid
Esta novela tiene ya unos años, pero acaba de reeditarse en la colección que está sacando Público dedicada a la novela negra. La historia de Adiós princesa tiene como motivo el asesinato de una presentadora de telediario que sirve de excusa para tratar otros temas: la corrupción de la policía, el mundo del boxeo y el poquer amateur, los bares de mala reputación, la relación entre empresas de seguridad y los mercenarios, la reconversión de los políticos del antiguo régimen a empresarios y los rancios pactos que atan a instituciones como la Iglesia o la Casa Real.

La utilidad práctica rolera está en su principal punto débil: el flojo cierre de la historia, demasiado repentino y rozando el absurdo, que yo sin más borraría para crear el propio. Cosa harto fácil, porque aunque se nos dan los motivos y medios para el crimen, los cabos sueltos que el autor deja adrede son muchos, pudiendo dar para una campaña ambientada por entero en Cunia o ser trasladada a Los Ángeles, cambiando a la realeza por intocables de Hollywood y a los fascistas por miembros del Tea Party.

El inicio de la campaña podría ser la resolución del caso de la periodista muerta, que no debería ser complicado lograr en un par de sesiones y continuar con el acoso a los personajes de la empresa de seguridad, un buen asalto a la casa donde se celebran los combates de boxeo, seguir la pista de cierto asesino a sueldo y visitar a cierto abogado de éxito en su apartamento para pedir algunas explicaciones. Leedlo y entenderéis estas sugerencias. La misma lectura de la novela os llevará a sugerir un grupo de pjs pregenerados: el expolicía, la esposa del principal sospechoso, el camarero de una timba ilegal, un joven informático cachas y bobalicón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta con libertad, comenta con educación.